04 julio 2013

"Veracidad del Libro de Mormón"

Hartman Rector, hijo, y su esposa Connie se bautizaron en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en febrero de 1952. Diecisiete años más tarde, él fue llamado como Autoridad General del Primer Consejo de los Setenta de la Iglesia. Ha pasado toda su vida en devoción a nuestro Salvador, Jesucristo, y escribió un libro que recopila muchas historias sobre la conversión. Cada historia es única y convincente. Una historia que narra es de Don Vincenzo Di Francesca. 

Temprano una fría mañana Vincenzo recibió una nota acerca de un amigo enfermo. Mientras él estaba en camino por Broadway hacia la casa del amigo enfermo, una fuerte brisa del mar abierto agitaba las páginas de un libro, que había sido arrojado a un barril lleno de cenizas listas para el camión de la basura de la ciudad. La forma y la unión de las páginas le dieron la idea de que era un libro religioso desechado, y la curiosidad lo empujó a recuperarlo. Él lo sacó de entre las cenizas y lo golpeó contra el tronco del barril de basura. Miró la portada y la encontró rota, la cubierta estaba completamente ausente. La furia del viento pasaba las páginas en su mano, y vio nombres que nunca en su vida había visto antes. En su prisa por ir a su destino, envolvió el libro sucio en el periódico que acababa de comprar y continuó hacia la casa de su colega, donde lo visitó, le consoló y le aconsejó.
Después de que Vincenzo regresó a casa, tan pronto como pudo quitarse su abrigo y calentarse, abrió
el libro y comenzó a leer. Él se encontró con algunos de los escritos de Isaías, un nombre que reconocía y estaba convencido de que era un buen libro religioso que había encontrado. Pero no pudo detectar el nombre de él ya que faltaba la portada y algunas páginas, y otras páginas estaban demasiado sucias para ser legibles. Se fue a la farmacia y compró alcohol desnaturalizado por el valor de 20 centavos y con esto y una almohadilla de algodón él lavó el resto de las páginas. Luego las leyó.
“Sentí como si estuviera recibiendo revelación fresca y mucha nueva luz y conocimiento”, recuerda. “Yo estaba encantado también al pensar en la fuente por la que yo había obtenido el libro. Muchas de las citas en el libro dejaron en mi memoria una fuerte atracción magnética, y me sentí compelido a volver a leerlo varias veces, siempre satisfecho de que encajara muy bien con otra escritura, como si se tratara de un quinto Evangelio del Redentor.
“Al día siguiente cerré mi puerta y me arrodillé con el libro en mis manos. En primer lugar, revisé el capítulo 10 de Moroni, y luego oré para saber si el libro era de Dios. También pregunté si podría mezclar las palabras de este libro con los cuatro Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan en mi predicación pública.
“Mientras yo estaba en esa postura, en la espera de una respuesta positiva, primero sentí que mi cuerpo se enfriaba y mi corazón palpitaba como si fuera a hablar, y entonces sentí una complacencia como si hubiera encontrado algo de un extraordinario valor. Dejó en mi memoria un dulce consuelo y gozo supremo que el lenguaje humano no encuentra palabras para describir.
“El libro fue fácil de entender sin esfuerzo. Cuanto más lo leía y pensaba en él, tenía una mayor impresión de que había recibido la seguridad de que Dios había contestado mi oración y me di cuenta de que el libro era de gran beneficio para mí y para todos los que prestaran atención a sus palabras.
“A los pocos días mi predicación estuvo encadenada con las nuevas palabras del libro, y los oyentes estuvieron sorprendidos y encantado con el nuevo poder en estos sermones, al mismo tiempo que se volvieron indiferentes a algunos de mis hermanos predicadores. Así, mientras que la estima hacia mí creció, también lo hizo la ira, la envidia y la sospecha profesional. Un día fui interrumpido en una reunión por el Vice Venerable, cuando me oyó hablar de María la Virgen y sustituir la visión de 1 Nefi 11:15-36. Esta arrogante autoridad alentó a mis colegas a que se sentaran en todas mis reuniones y ¡contradijeran cualquier nueva doctrina! Estas contradicciones e indignidades me hicieron rebelarme, y me volví desobediente a las advertencias que me hacían que observara los estrictos métodos de la secta.
“Luego fui denunciado ante el Comité de Censura, quienes con palabras paternales, me aconsejaron que quemara el libro del diablo que había traído tantos problemas a la armonía de los hermanos que me amaban.
Francesca luego dejó su Iglesia y se dedicó a predicar las enseñanzas de este libro misterioso y a encontrar la fuente de la que procedía.
“En mayo de 1930, me topé con el origen de mi precioso libro. Sucedió mientras estaba buscando en mi diccionario francés por el significado de una polea inventada por un francés. Como yo estaba hojeando la letra M, mis ojos se posaron sobre la frase “secta mormona”. Rápidamente escribí al presidente de la ‘Universidad de Provo”, que se mencionaba en el artículo, y pedí información sobre el resto del libro que habla de Nefi, Alma, Mosíah, Mormón, Isaías, lamanitas, etc. Él pasó mi carta al Presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y en un mes supe del presidente Heber J. Grant. Él me envió un ejemplar del Libro de Mormón en italiano y dijo que había informado al presidente de las Misiones Europeas en Liverpool, Inglaterra, el élder John A. Widtsoe, para que organizara el bautismo.
“El 5 de junio de 1932, el élder John A. Widtsoe, del Consejo de los Doce llegó a Nápoles con la intención de bautizarme, pero una revolución entre los fascistas y los antifascistas en la isla de Sicilia provocó que la policía de Palermo me impidiera ir a Nápoles, y tuve que esperar otra oportunidad, como Moisés, a la espera de la tierra prometida.
“Fui llamado a las armas durante la guerra ítalo-etíope en 1934, lo que impidió a alguien con autoridad llegara a mí para el bautismo.
“El 14 de enero de 1937, comencé a mantener correspondencia con el élder Richard R. Lyman, Presidente de las Misiones Europeas, y más tarde con el presidente de la Misión Británica. El presidente Hugh B. Brown de esa misión finalmente llegó a Roma con la intención de bautizarme, pero su carta de invitación para que fuera a Roma fue retrasada hasta el día en que él y su familia salieron de Roma para Estados Unidos debido al brote de la Segunda Guerra Mundial, cuando los misioneros en Europa volvieron a América. Así que fui privado del bautismo, y separado de las noticias de la Iglesia.
“Yo seguía siendo un seguidor fiel y fervoroso predicador del evangelio de esta dispensación, estando en posesión de los libros canónicos de la Iglesia. He traducido esas obras en mi idioma y he enviado capítulos importantes a las personas que conozco.
“El 13 de febrero de 1949, empecé de nuevo la correspondencia con el élder John A. Widtsoe y yo le pedí que me ayudara a ser bautizado pronto. Me contestó que él había escrito pidiendo al presidente Samuel Bringhurst de la Misión Suiza y Austria que viniera a Sicilia y me bautizara.
“El 18 de enero de 1951, fui bautizado por el presidente Bringhurst en las Aguas Termales de Termini Irnerese, Sicilia, en el sur de Italia.
“En 1954 hice un viaje al Templo de Suiza para recibir mis propias investiduras, y este primer paso fue seguido rápidamente por otros viajes para hacer la obra del templo por mis antepasados.
“Ustedes pueden ver que he trabajado duro para encontrar la salvación en el reino de Dios de la que se habló en el resto de las páginas del libro sin portada o tapa. Oro fervientemente para que mi historia sea copiada en el registro histórico del distrito italiano [ahora Misión] de modo que los futuros conversos puedan aprender claramente que el hombre no vive sólo de pan, sino que vive también por la palabra de Dios. A todos los santos en Sión les extiendo la mano a través del océano en una verdadera hermandad”.
Esta historia toca lo más profundo de mi alma a medida que testifica del poder del Libro de Mormón. Tengo un testimonio muy especial del Libro de Mormón. Mi testimonio ha dependido de la verdad que tengo de la realidad del Libro de Mormón. Yo sé que es verdad y revela que la Iglesia del Señor ha sido restaurada sobre la tierra y que funciona según el santo orden de Dios, Su sacerdocio. 

Este artículo fue escrito por Mady Clawson, miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

1 comentario:

  1. QUANTUM BINARY SIGNALS

    Professional trading signals sent to your cell phone daily.

    Start following our signals today and earn up to 270% a day.

    ResponderEliminar

!Muchas gracias por tus comentarios!Cualquier duda o sugerencia hazlo llegar a richitar20@gmail.com

Si publicas un link usa esta linea de codigo.Gracias=D

<a href="url-de-la-página">Texto enlace</a>